Noticias

Elena Martín Morollón, presidenta de la Asociación Salmantina de Periodistas

Publicado: 02/07/18

Compártelo en:

Esta semana pasamos dos minutos con Elena Martín Morollón, presidenta de la Asociación Salmantina de Periodistas (ASPE).

 

1. ¿Cuáles son los nuevos retos a los que se enfrenta el periodismo?

Venimos de una crisis del modelo de negocio y creo que ese es un asunto no resuelto todavía. Además, las condiciones laborales del periodista siguen pasando por una precariedad brutal. Me gustaría pensar que, tanto los jóvenes como los periodistas mayores de 50 años, tenemos sitio en el mismo mercado y bajo unas condiciones dignas de trabajo. También creo que, como profesionales, nos falta unión. Estoy convencida que, todos juntos avanzaríamos más y mejor por un futuro digno como periodistas. Estos días nos están dando un ejemplo las periodistas de RTVE con sus protestas de los “Viernes Negros”, para reclamar un periodismo libre de manipulación por el poder político. Son un gran ejemplo para todos.

2. ¿Cuáles son los proyectos más inmediatos de la ASPE?

Seguir apostando por la formación. Nos ha tocado vivir en una época de continua transformación en lo digital y debemos adaptarnos de manera continua a los nuevos cambios. El periodista actual pasa por dominar todo tipo de lenguajes para la comunicación: la palabra, la fotografía, el audiovisual, los datos… Y desde una asociación como la ASPE, pensamos que es la mejor manera de afrontar los retos que tenemos por delante. La esencia del periodismo no ha cambiado, pero sí las formas de contarlo.
Además, siempre nos ha gustado contar con profesionales que tengan algo que decir, y seguiremos en esa línea, trayendo a Salamanca periodistas que merezca la pena escuchar y nos aporten su conocimiento.

3. ¿Qué se espera de la UPSA en lo que a formación de profesionales de la comunicación se refiere?

Creo que el mercado no está preparado para absorber todos los graduados que salen cada año. Pero se puede marcar la diferencia ofreciendo en las aulas herramientas necesarias para enfrentarse a la realidad. Por ejemplo, y esto lo he comprobado recientemente en las aulas de la Facultad, la posibilidad de mejorar la comunicación en público. Saber transmitir con la palabra es esencial para cualquiera, pero sobre todo para alguien que se va a dedicar a ello como profesional. Pienso que esa es una asignatura pendiente que arrastramos desde siempre y, como no pongamos remedio, lo seguirá siendo para las generaciones futuras.

4. ¿Qué noticia le gustaría contar?

Muchas, sin duda. Recuerdo que hasta hace bien poco, todos soñábamos con poder contar que la banda terrorista ETA dejaba de matar. Ahora, pienso en una sociedad mejor sin violencia de género, en igualdad real y gobernada por políticos honrados.  Me gustaría poder contar que las mujeres ya no son asesinadas cada día, que no tenemos que demostrar más que los hombres para ser buenas profesionales y podemos ocupar puestos de responsabilidad sin que nadie nos cuestione nada.
Y no abrir los informativos con un rosario de corruptelas que se han convertido ya en el pan nuestro de cada día. Me gustaría contar que nuestros políticos solo piensan en el bien común y no en el suyo propio.

5. Un libro

Uno sobre la profesión y que tengo pendiente: “Conversaciones sobre periodismo radiofónico”, de mi querida Chelo Sánchez, profesora de la Facultad de Comunicación de la UPSA.  Además de ser un trabajo de clase para sus alumnos, cuenta con la opinión de compañeros periodistas, y es relevante que hablemos nosotros desde dentro, que hablemos de lo nuestro. Lo leeré en breve.

6. Una película

Me gusta mucho el cine español. La última que he visto ha sido “Campeones”, de Javier Fesser. Creo que es una película necesaria para normalizar la discapacidad intelectual. Sales del cine haciéndote muchas preguntas y siendo consciente de que la diferencia es lo que nos hace a todos seres extraordinarios.

7. Un lugar en el mundo

No me voy muy lejos y tengo el corazón partido. Tengo sangre serrana y disfruto muchísimo por cualquier rincón de la Sierra de Francia, en especial en Mogarraz. Y, por otro lado, mi paraíso particular lo tengo junto al Mediterráneo, en Denia. La luz, los olores y los paisajes son los que he tenido desde niña muy dentro y los que me hacen conectar conmigo misma cada vez que voy.

8. Si no hubiera sido periodista, ¿qué sería ahora?

Ni me lo he planteado. Siempre quise trabajar en la radio e hice todo lo posible por conseguirlo. Pero tendría que ser algo que me hiciera disfrutar. No concibo un trabajo sin pasión.