Noticias

Samuel García Cambrollé. Alumnos de 2º del Grado en Enfermería y colaborador con INSOLAMIS

Publicado: 26/03/19

Samuel García Cambrollé estudia 2º del Grado en Enfermería en la UPSA. Pese a su juventud, tiene claro cuál es su vocación y cómo proyectarla para ayudar a los demás. Desde hace varios meses colabora con INSOLAMIS, donde facilita la integración socio-laboral y la mejora de la calidad de vida de personas con discapacidad intelectual.

1. ¿Cuáles son tus tareas en INSOLAMIS?

Todos los jueves nos vemos en el Aula de Simulación de la Facultad de Ciencias de la Salud y planteamos un caso a desarrollar, por ejemplo, cómo abordar un caso de picadura de un insecto, con el objetivo de explicar de una forma sencilla a personas con dificultades los pasos que deben seguir. Pero, sobre todo, mi colaboración está encaminada a que estas personas se sientan cómodas y tengan cierta familiarización con el ámbito médico-hospitalario, ya sea para acudir a una consulta de atención primaria o para acudir al hospital. A la vez, como alumnos, nos sirve para entrenar estas habilidades comunicativas para en un futuro abordarlas de la mejor manera posible y siempre beneficiando al paciente.

2. ¿Cómo comenzó tu colaboración con ellos?

Comencé porque me parece fundamental la comunicación con estas personas.
Como anécdota particular, el primo de mi pareja tiene Síndrome de Down, desgraciadamente con frecuencia está enfermo y le cuesta comunicarse, por lo que considero fundamental un entrenamiento por parte del profesional y un ‘entrenamiento’ por parte de ellos para que no lo consideren algo extraño y asustadizo que les cohíba y no les permita expresarse.

3. ¿Cuál sería tu mensaje para animar a otros estudiantes a colaborar con otras entidades mientras cursan sus estudios universitarios?

Mi mensaje sería que siempre que puedan que lo hagan. Es una experiencia enriquecedora que, a la vez, puede abrir algunas vías de cara al futuro.

4. ¿Qué aspectos destacarías de tu colaboración con esta Asociación?

Sobre todo el contacto humano y el amor que desprenden estas personas, además que es sincero.

5. ¿En qué ámbitos has notado un mayor avance?

En las habilidades comunicativas, tanto de manera oral como en expresiones y gestos.

6. ¿Es difícil compaginar tus obligaciones en Insolamis con la actividad académica?

Sí. Enfermería es una carrera que requiere mucho sacrificio y tiempo. Ir a clase, las prácticas en el hospital y el tiempo de estudio requiere mucho tiempo y te mantiene siempre ocupado.

7. ¿Cuáles son tus rutinas a lo largo de la semana?

Ahora estoy con mi segundo rotatorio en el Hospital Clínico de Salamanca. Por las mañanas voy de 08.00 a 14.00 h. y por las tardes, de 16.00 a 20.00 h., tengo clases en la Facultad. Los fines de semana intento leer algo de los apuntes y pasarlos a limpio. Es muy importante la organización, es el pilar fundamental de esta carrera y en la profesión.

8. ¿En qué aspectos crees que mejorará tu formación tras el paso por INSOLAMIS?

Pienso que me hará mejor persona y mejor profesional. Se aprende mucho de ellos, transmiten un calor humano y sinceridad que es difícil de explicar.

9. ¿Cuál es tu valoración sobre el Grado en Enfermería de la UPSA?

Muy positiva. Las horas de prácticas y el Centro de Simulación nos permiten vivir experiencias que quizá en las prácticas no sucedan. Al hacerlas posibles en el Centro, aprendemos a poder desempeñarlas correctamente en un futuro.

10. ¿Hacia dónde crees que va el futuro de la Enfermería?

Creo que es una profesión infravalorada, que quienes la reconocen es porque han pasado por un mal momento en el hospital y uno de sus apoyos ha sido el personal sanitario. La mayoría de los méritos se los llevan los médicos, que obviamente tienen mucho que ver, pero quienes están ahí con el paciente la mayor parte del tiempo es el personal de enfermería, incluyendo a enfermeros y auxiliares. Tenemos que tener una buena preparación, no solo técnica y teórica sino también psicológica.

La enfermería va a avanzar. Cada vez el personal estará más y mejor preparado. Los cuidados constituyen un elemento fundamental para el bienestar de la sociedad y los profesionales deben estar a la altura de las nuevas exigencias.