Noticias

Inés Pérez Paniagua. Alumna de Educación Primaria y co-fundadora del Aula Infantil Sojo-Pérez de la UPSA

Publicado: 27/05/19

Inés Pérez Paniagua estudió Periodismo, pero su futuro siempre ha estado vinculado al mundo educativo. Después de cursar el Grado en Educación Infantil y estar a punto de finalizar Educación Primaria, sus objetivos se vinculan a proyectos de ayuda social. Tras colaborar de manera puntual con colegios y comedores, ha desarrollado junto a otra compañera el Aula Sojo-Pérez, espacio para atender a los más pequeños cuando sus padres acuden a clase.

1. ¿En qué momento supiste que tu futuro estaba vinculado al ámbito educativo?

Sinceramente, mi vocación siempre ha sido la educación infantil. Lo tenía muy claro, pero cuando estudiaba 2º de Bachillerato descubrí el mundo de la Comunicación y me llamó mucho la atención, por eso decidí hacer Periodismo. Cuando finalicé el primer año, no tenía muy claro que me gustase la carrera, pero continué en ella pensando que lo mejor estaba por llegar. Y así hasta que, cuando me di cuenta, ya había terminado. Ese fue el momento en el que me planteé que lo que quería era quitarme el gusanillo y cursar Educación Infantil. A la semana de empezar la segunda carrera, era feliz. Por fin estaba haciendo lo que realmente me gustaba.

2. ¿Cómo surge el proyecto de crear un aula infantil de apoyo a los padres que acuden a clase los sábados?

Surgió un día en clase cuando nuestra profesora de la asignatura Propuestas de Mejora del Centro, Laura Sánchez Sánchez, nos dio la oportunidad de crear un proyecto que beneficiara a la facultad y pudiera perdurar. Mi compañera Nieves Sojo y yo pensamos que estaría bien hacer un aula de relax para las horas libres pero, realmente, no se iba a aprovechar porque los estudiantes siempre estábamos por los pasillos, en la cafetería o en la calle. Así que pensamos en los niños de los padres de semipresencial: cuando íbamos algún sábado a la facultad los veíamos en el pasillo jugando con la tablet. Y a partir de ahí empezamos a hablar sobre cómo queríamos que fuese el aula.

3. ¿En qué consiste exactamente el proyecto?

El Aula Sojo-Pérez es una clase que cuenta con diferentes espacios. Entre ellos podemos encontrar el espacio de dibujo con su mesa y su carrito con folios y libros para colorear. Otra zona es la del juego, con una alfombra y una caja llena de juegos de mesa para todo tipo de edades. También hay un espacio para estar más relajado con una alfombra y cojines. Y finalmente, el espacio de creatividad formado por una pizarra de vinilo para que los niños dibujen.

Todo está adaptado a la altura de los niños para que ellos se puedan mover libremente. Además, el tema de seguridad lo cuidamos al detalle y no hay ningún peligro. Hay todo tipo de materiales para que se puedan entretener -todo lo que se encuentra en el aula está nuevo- y la decoración ha sido elaborada a mano, excepto las pegatinas.

El Aula está a disposición de todos los niños que vayan a la facultad. No solo está abierta los sábados que hay clase, sino durante la semana por si algún profesor necesita llevar a sus hijos y entretenerlos mientras ellos trabajan. Invito visitarnos a todo aquel que quiera y pueda. Merece la pena. Nos ha llevado mucho trabajo pero estamos muy orgullosas de haber dejado nuestra seña en la facultad. Ojalá dure muchos años y los niños disfruten en ella igual que hemos disfrutado nosotras creándola.

4. ¿Qué aspectos han mejorado tras tu formación en la UPSA?

He madurado como persona. Soy mucho más abierta en las relaciones sociales y me gusta conocer a gente. Supongo que esto tiene que ver con haber tenido que adaptarme a los grupos que me han tocado en estos últimos años de carrera, ya que al tener asignaturas convalidadas, no siempre estaba con las mismas personas.

Por otro lado, he ganado más seguridad en mí. Cuando llegué a Periodismo me costaba mucho tomar decisiones, en cambio, en estas últimas carreras, cada vez que he dado un paso ha sido con firmeza. Sabía lo que quería e iba a por ello.

5. ¿Cómo compaginas tus estudios con tus tareas externas?

Todo es cuestión de tener constancia y paciencia; cuando haces algo que te gusta no te da pereza dedicarle más tiempo, ¡aunque eso no quita que no tengas que trabajártelo!

6. ¿Qué destacarías de la Universidad como alumna?

Sin duda alguna, las instalaciones de las que disponemos. Son una maravilla. Aquellas de las que he hecho uso estaban en perfecto estado. Cierto es que las facultades en las que he estudiado, Comunicación y Educación, no se encuentran en el edificio de la Sede Central, con lo cual se han podido realizar cambios en los alrededores, como ha ocurrido con la biblioteca y las pistas de CAFyD. Además, en Comunicación hemos contado con diversos platós de televisión, materiales audiovisuales, el estudio de radio, las aulas de ordenadores… y todo estaba prácticamente intacto.

7. ¿Cuál es tu valoración sobre la carrera de Educación en la UPSA?

Pondría un diez sobre diez, pero sé que no hay nada perfecto. Aún así, para mi han sido los mejores años de universidad.  No solamente por la gente tan buena que me llevo, sino también por los profesores que he tenido la suerte de conocer y con los que a día de hoy sigo manteniendo el contacto. La cercanía y el buen rollo que transmite el personal y la facultad en general, es lo que más me gusta.

8. ¿Hacia dónde crees que va el futuro de la educación?

Considero que la educación en España no es tan mala como la pintan. Obviamente, nos queda mucho por aprender de otros países más desarrollados en este ámbito como Finlandia, pero si nos paramos a pensar, en cuestión de años, la educación española ha dado un giro tremendo.

Poco a poco los centros van cambiando y se van renovando. Cada vez potencian más los aprendizajes por espacios, la inteligencia emocional, la transmisión de valores, entre otros aspectos. Aunque esto no quita para que los centros escolares sigan abriendo un poco más la mente y no se limiten únicamente a la enseñanza de los contenidos establecidos, sino que se centren más en formar a buenas personas que a ‘niños de 10’. La suerte es que las nuevas generaciones de maestros venimos pisando fuerte y conseguiremos mejorar esta sociedad. Me siento muy orgullosa y afortunada de formar parte de este mundo de la docencia y tener un arma tan grande en mis manos como es la educación.

9. ¿Cuál crees que es la clave para mejorar la conciliación familiar?

La concienciación por parte de las empresas de ser más flexibles en cuanto a horarios es algo primordial. Con esto me refiero a que den más oportunidades y facilidades a aquellos trabajadores que tienen una familia de la que hacerse cargo pero que sean las mismas tanto para mujeres como para hombres. Es decir, que ambos cónyuges tengan la tranquilidad de solicitar una reducción de jornada o una excedencia sin el miedo de poder perder el puesto de trabajo o de tener que elegir entre la familia o el puesto laboral.