Noticias

Nuria de León López. Alumna de Fisioterapia y jugadora del Club Voleibol Madrid

Publicado: 10/06/19

Nuria de León López tiene 20 años y es estudiante de Fisioterapia en el Campus de Madrid de la UPSA. Los dos últimos cursos de Secundaria y Bachillerato los cursó en un instituto de las Islas Baleares que selecciona a deportistas -en su caso voleibol- con el fin de proporcionarles un programa educativo que permita compaginar los estudios con el deporte. Tras cuatro años en dicho centro de tecnificación, se trasladó a Cataluña, donde fichó por un equipo de la máxima categoría nacional de voleibol, el Club Voleibol Sant Cugat. Actualmente, Nuria se encuentra en Madrid, cursando sus estudios de fisioterapia y jugando en el Club Voleibol Madrid.

1. Estudias Fisioterapia, ¿cuándo decidiste enfocar tu carrera hacia el ámbito sanitario?

Es curioso, porque vivo rodeada de arquitectos y desde pequeña me había querido dedicar a ello, por eso mismo cursé el bachillerato científico tecnológico, pero con 16 años sufrí una lesión en la rodilla que me obligaba a ir al fisioterapeuta cada cierto tiempo. Al acudir tan seguidamente, empecé a conocer el entorno y a querer saber el ‘¿Qué?’,  ‘¿Cómo?’ y ‘¿Por qué?’ de cada intervención por parte de mi fisioterapeuta. Finalmente descubrí que me gustaba el mundo de la fisioterapia deportiva y por ello decidí cursar dicha carrera.

2. ¿Cuál es tu valoración sobre la carrera de Fisioterapia en la UPSA?

Muy positiva. Los profesores que imparten las asignaturas del primer año son muy atentos, siempre pendientes de que se entienda a la perfección aquello que explican; son aplicados, pues cada profesor se acompaña de su material, ya sean PPT’s o aplicaciones en 3D para comprender mejor el cuerpo humano anatómicamente; son cercanos, ya que siempre intentan razonar lo que explican con alguna experiencia personal en su ámbito laboral, y son inflexibles cuando deben serlo.

3. ¿Hacia dónde crees que va el futuro de la fisioterapia?

El mundo de la fisioterapia cada vez es más amplio. Desde mi punto de vista, por dos razones esenciales. Una de ellas es que la fisioterapia se está extendiendo hacia campos sanitarios como la ginecología, la traumatología, la ortopedia, la pediatría, el ámbito deportivo, geriátrico o neurológico, entre otras. Y la segunda es que, últimamente, nos cuidamos más y no solo acudimos al fisioterapeuta para intervenir ante una patología, sino también para prevenirlas.

4. ¿Desde cuándo practicas voleibol de forma profesional?

Practico voleibol desde que tenía 13 años, por entonces era infantil de 1º, aunque de forma semiprofesional, hace tres años.

5. ¿Qué características destacarías del voleibol frente a otros deportes de equipo?

Destacaría que es espectacular a nivel visual, teniendo en cuenta que es un deporte sin contacto ante el equipo rival, muy táctico y especialmente técnico, además del gran apoyo incondicional que se proporcionan unas jugadoras a otras tanto dentro como fuera de la pista. Podría considerarse como una segunda familia.

6. ¿Cómo compaginas tus estudios con tu carrera deportiva?

Es acostumbrarse a coger la dinámica. En mi caso, entrenaba de lunes a viernes de 19:30 a 22:00 y los sábados partido, ya fuera en casa o en casa del rival, en este último caso nos tocaba desplazarnos.

A principio de curso no me supuso ningún problema, y pude abarcar el primer cuatrimestre y parte del segundo, pero a mediados del segundo cuatrimestre empezamos clases prácticas obligatorias y presenciales de las cuales no podía ausentarme, por lo que tuve que pausar mi carrera deportiva un par de meses para centrarme en los estudios.

7. ¿Dónde crees que está la clave para fomentar el deporte profesional entre los jóvenes?

Considero que primero hay que encontrar el deporte con el que te sientas a gusto, disfrutes y rindas lo máximo posible. A partir de ahí se trata de constancia, equilibrio (tanto físico como mental), ilusión, motivación y esfuerzo.

8. ¿Cuáles son tus retos deportivos en un futuro?

Quiero seguir jugando porque disfruto haciéndolo, porque es un método de desconexión y porque coincides con gente maravillosa que comparte tu misma afición y nos vemos crecer mutuamente. Eso sí, tengo claro que no es posible por mi parte vivir del voleibol como jugadora, pero ¿quién sabe si algún día llegaré a ser fisioterapia de un equipo de voleibol profesional?¿por qué no?