Noticias

Sandra Pérez Villalón, alumna de 4º de Educación Social

Publicado: 05/07/19

Para Sandra Pérez Villalón la educación social no tiene sentido si no es para mejorar la vida de las personas y contribuir a conseguir una sociedad mejor. Su esfuerzo e implicación quedan patentes en proyectos con APRAMP (Asociación para la Prevención, Reinserción y Atención a la Mujer Prostituida) o FEAFES Salamanca (Asociación de familiares de enfermos crónicos de Salamanca. Salud Mental) con quienes ha conocido de cerca los ámbitos sobre los que el educador social puede ayudar a mejorar muchas situaciones personales complicadas.

1. ¿Por qué decidiste estudiar educación social?

Dentro de las diferentes ramas que abarca la educación, la rama social es la que más llamaba mi atención. Una sociedad que no atiende sus necesidades desde la base de las personas no es una sociedad completa.
Elegí la carrera de educación social porque considero que todas las personas merecen una segunda oportunidad. Siempre podemos aportar nuestro granito de arena para mejorar la vida de muchas personas, sean niños, adultos, personas con alguna adicción, en riesgo de exclusión…

2. ¿Cuál es tu experiencia en proyectos educativos?

En el ámbito universitario participé en un proyecto de innovación enmarcado en las I Jornadas de educación social denominado Todos sumamos, destinado al apoyo a la mujer prostituida. En aquella ocasión también se desarrollaron talleres de habilidades sociales en colaboración con la Asociación APRAMP.

En lo que se refiere al ámbito laboral, pude aplicar parte de los conocimientos de la carrera en la Asociación FEAFES Salamanca (asociación dedicada a personas con enfermedad mental) durante un acompañamiento vacacional. Allí conocí de cerca otro de los entornos donde el educador social puede ejercer su papel profesional.

3. ¿Qué aspectos han mejorado después de tu formación en la UPSA?

Principalmente, mi visión de la realidad social que nos rodea. He aprendido a trabajar en grupo y a comprender que siempre cuatro visiones de una misma situación son mejor que una; también me ha venido bien para organizar y planificar todo aquello sobre lo que después vamos a intervenir.

4. ¿Cómo compaginas tus estudios con tus tareas externas?

Principalmente con actitud y ganas, que son la base para lograr todo aquello que uno se propone. Además, cuando haces lo que te gusta no supone un esfuerzo añadido (bueno quizá algunos días sí, jajaja)

5. ¿Qué destacarías de la Universidad como alumna?

La forma de enseñanza. Es una etapa completamente diferente a las demás, en la que cada cual ha elegido su formación y, sobre todo, cómo deseas aprovecharla. Destacaría también a aquellos profesores que aman su trabajo y hacen que estos años perduren para siempre en nuestra memoria.

6. ¿Cuál es tu valoración sobre la carrera de Educación Social en la UPSA?

Estoy muy contenta de haber estudiado Educación Social en la UPSA, pero es cierto que si en un futuro se reabre de nuevo dicho grado, se debería enfocar más al aspecto práctico y aplicativo, así como a los nuevos campos de actuación del educador social y de la sociedad.

7. ¿Hacia dónde crees que va el futuro de la educación social?

Pienso que cada vez debería tener más importancia y visibilidad las circunstancias y situaciones que se viven a diario, pero queda mucho por andar. Debemos luchar por nuestro trabajo y, sobre todo, porque se nos reconozca como profesionales, aspecto que implica luchar contra el intrusismo laboral y delimitar nuestros ámbitos.

8. ¿Qué aspectos se pueden mejorar en la sociedad desde la educación social?

Aspectos sociales, inclusivos, de mejora en programas de intervención. Desde la educación social se aportan nuevas visiones a realidades como la inmigración, la exclusión social o la pobreza que, lamentablemente, se ven cada vez más en nuestro día a día.