Noticias

Alumnos y profesores presentan un dispositivo para evitar ahogamientos infantiles en medios acuáticos

Publicado: 09/07/19

El número de ahogamientos en piscinas, ríos o playas aumenta considerablemente durante los meses de verano y es una de las principales causas de mortalidad por traumatismo no intencionado. La Asociación Española de Técnicos de Salvamento Acuático y Socorrismo señala que los índices de ahogamiento infantil es superior en niños de 12 meses a 4 años, seguida de una franja de 5 a 9 años.

Conscientes de esta realidad y preocupados por encontrar un sistema que permita a los padres o tutores un control y prevención mayor de los menores, varios profesores y alumnos de CAFyD e Informática han creado SICOPREMA, un dispositivo que alerta cuando el niño se precipita al agua en ausencia del adulto.

El dispositivo, creado por los profesores Sergio López, Mariano Raboso y Fernando Lobato; y los alumnos Inmaculada Martín, Pelayo Díez y Guillermo Sánchez, se conecta al teléfono móvil del responsable, al que alerta para que pueda intervenir y evitar el ahogamiento.

SICOPREMA es un sistema de bajo coste, discreto y versátil, ya que puede utilizarse en cualquier actividad acuática (bien dentro del gorro de baño o bien colgado como un collar).  Además, monitoriza en tiempo real la posición del niño y la profundidad a la que se encuentra.

Para los creadores, el reto es conseguir que se generalice su uso en lugares acuáticos no vigilados con socorristas, como piscinas privadas y comunitarias, ya que según las estadísticas es donde se producen mayor número de ahogamientos. También instan a las administraciones a que se conciencen de este problema, que supone la tercera causa de mortalidad en el mundo por traumatismo no intencionado.

Los creadores de este proyecto pretenden crear espacios donde los niños, conectados vía satélite con el dispositivo, puedan disfrutar, mientras los padres estén alertados de inmediato para rescatar al menor en caso de emergencia durante los primeros segundos.

El proyecto se enmarca dentro del Plan TCUE cofinanciado por el Fondo Europeo de Desarrollo Regional y la Junta de Castilla y León y está promovido por el Club Universitario de Innovación (CUI) de la OTRI de la Universidad.