Noticias

J. Domínguez: “La patentabilidad del software protege la función técnica del programa y no solo su código fuente”

Publicado: 08/11/19

La OTRI ha concluido las jornadas orientadas a generar en la comunidad universitaria el interés por la protección jurídica de la investigación, innovación, emprendimiento, así como la propiedad industrial e intelectual aplicadas a creaciones técnicas estéticas e intelectuales.

La formación ha concluido con el cuarto taller 'Vamos a patentar un software', en el que el abogado Jorge García, de García Domínguez & Asociados, ha explicado las pautas para proteger jurídicamente un programa informático.

El experto ha explicado que “la patentabilidad del software protege la función técnica del programa y no solo el código fuente”, por lo que la protección del funcionamiento técnico es mayor que la que anteriormente se protegía desde el punto de vista de la propiedad intelectual, “que solo protegía el código fuente y el manual de instrucción”.

Actualmente, la Oficina Europea de Patentes abre la posibilidad de proteger algunos softwares, porque no existe ningún impedimento que posibilite que cualquier sector de la técnica pueda optar a una patente, si cumple con los requisitos. “Pero no todos los softwares se pueden patentar”, insiste, “solo los que tengan carácter técnico que interactúan desde un aspecto físico-químico”. Por ejemplo, un software de contabilidad no se podría patentar, sin embargo, el software de un reloj que permita determinar las fases del sueño indica que es una invención implementada en un ordenador, que tiene signos de novedad, actividad inventiva y con aplicación industrial patentable.

Esta actividad ha sido cofinanciada por el Fondo Europeo de Desarrollo Regional FEDER a través del Programa Interreg V-A España-Portugal (POCTEP) 2014-2020. Proyecto INESPO III.