Noticias

Agustín Lorenzo Gómez. Presidente de AETICAL

Publicado: 22/01/20

Si hay un reto importante para el presidente de AETICAL (Federación Sectorial de empresas del sector de las Tecnologías de la Información, Comunicaciones y Electrónica de Castilla y León), Agustín Lorenzo Gómez, es que el sector TIC sea un referente en Castilla y León. Para ello confía en la apuesta que empresas, administraciones y centros de conocimiento lleven a cabo con el objetivo de compartir talento y generar oportunidades capaces de convertir al área tecnológica en el futuro motor de la región. En esta entrevista no solo explica sus objetivos y las claves para alcanzarlos, sino también los proyectos en los que está inmerso y su etapa universitaria como antiguo alumno de la UPSA.

1. ¿Cuáles son los retos más inmediatos que se plantea como presidente de AETICAL?

Nuestro principal reto es hacer del sector TIC en Castilla y León un referente como sector productivo y generador de riqueza en nuestro territorio, tratando que sea uno de los principales motores económicos de la Región. Tiene capacidad de crecimiento exponencial, con personal de alta cualificación y con una importancia relativa en cuanto a su localización, lo que nos hace muy adaptables a este territorio.

Para ello, hemos de hacer que los agentes participantes (centros de conocimiento, administraciones y empresas) trabajen de forma coordinada y al unísono. Los centros de conocimiento aportando talento, en cantidad suficiente y con flexibilidad para adaptarse a las nuevas tecnologías que aparecen cada día; las administraciones, facilitando tanto legal como logísticamente, la implantación de empresas tecnológicas, así como siendo un agente dinamizador con su propia demanda, contribuyendo al desarrollo y crecimiento de las empresas, las cuales deben esforzarse en aumentar de tamaño para llegar a nuevos nichos y nuevos mercados.


2. ¿Cuáles son las demandas más solicitadas por las asociaciones que usted representa?

En estos momentos, las relativas a la contratación de recursos humanos cualificados, los cuales escasean o carecen de la formación apropiada. 

Otra de las demandas se refiere a las redes de comunicación de alta velocidad. Nuestra región carece aún de cobertura en gran parte del territorio, especialmente en el ámbito rural, lo que provoca deslocalización de las empresas y lógicamente despoblación.

En cuanto a las administraciones, nuestras asociaciones demandan mayor capacidad de escucha, ya que viven de espaldas a la realidad de las empresas regionales, con líneas de ayudas ineficientes e infrademandadas, sin fe en las capacidades de trabajo y desarrollo de nuestras empresas. La mayor parte de las veces miran hacia afuera, cuando tienen la solución en casa.


3. ¿Sobre qué tipo de proyectos comunes están trabajando en estos momentos?

Actualmente estamos inmersos en dos proyectos POCTEP (Programa Operativo de Cooperación Transfronteriza de España y Portugal); uno, relativo a la transferencia de conocimiento entre los centros de investigación y la empresas, una materia que nos preocupa muchísimo ya que desde las empresas consideramos que dicha transferencia es escasa, burocrática, complicada y poco accesible para la mayoría de las empresas, lo cual deriva en que sean pocas las que lo usan de manera habitual y natural.

Otro de los proyectos actuales es el IOTEC (Proyecto para el Desarrollo de capacidades tecnológicas en torno a la aplicación industrial de internet de las cosas), en el cual, junto a otras universidades y centros tecnológicos, tratamos de hacer llegar esta tecnología a la industria, y a la vez, dinamizarla en nuestro sector, favoreciendo que nuestras empresas desarrollen soluciones IOTEC tanto para este mercado como para otros.

También, de forma constante trabajamos, junto a la AEI de ciberseguridad, en hacer de nuestra Región un polo tecnológico especializado en esta área. Aprovechando la presencia del INCIBE, promovemos el desarrollo de soluciones en esta tecnología, de gran demanda e importancia actualmente.


4. ¿Cree que el sector TIC es estratégico en Castilla y León?

Totalmente, aunque  aún se encuentra en un estado casi embrionario. Disponemos de las mimbres para hacer de este sector el futuro motor económico de la región: tenemos el talento, nueve universidades entre públicas y privadas, un sector empresarial y, como he dicho antes, la localización. Disponemos de buenas redes de comunicación y terreno no va a faltar en una de las mayores regiones de Europa, así que solo falta que lo crean también nuestros gobernantes. Eso es un poco más difícil.


5. ¿Qué aspectos demanda el sector tecnológico a las facultades de Informática?

Principalmente recursos humanos. Actualmente, la demanda de personal cualificado es muy alta y la oferta no cubre las necesidades, lo que lastra al sector en su crecimiento.

También le demandamos una mayor flexibilidad a la hora de adaptar los contenidos formativos y curriculares a la demanda tecnológica del momento, se necesita una adaptación más rápida.


6. Usted estudió en la Universidad Pontificia de Salamanca, ¿qué destacaría de su etapa universitaria?

Con la Escuela casi recién creada, el ambiente era muy amigable, muy casero. A pesar de que éramos bastantes estudiantes, la relación con los profesores era muy cercana. Además, la formación, pese a ser muy tecnológica, llevaba una gran carga humanística y eso se notaba en las relaciones y en las clases.


7. Si tuviera que darle un consejo a un alumno que en estos momentos se está formando en el área tecnológica, ¿qué le diría?

Que es un gran momento, que se especialice en lo que más le guste. Trabajar en lo que a uno le gusta es la clave para lograr el éxito, ya que disfrutas, y no es cuestión de horas, sino de conseguir tus objetivos y metas. Eso sí, siempre hay algunas tecnologías más en boga que otras; lo que se haga, que esté orientado al mercado.


8. Un libro

El navegante, de Morris West.

9. Una película

V de vendetta, cada día de más actualidad.


10. Un lugar en el mundo

El Valle de las Batuecas, no es necesario ir muy lejos para encontrar un sitio mágico.


11. Si no se hubiera dedicado al ámbito de la informática, ¿a qué se habría dedicado?

Quizá a la Ingeniería industrial, en vez de desarrollar con software, también me hubiera gustado hacerlo con el hardware.