Noticias

Carlota Hernández, ‘Profes en Apuros’: “La pandemia ha traído cosas malas, pero también muchos aprendizajes”

Publicado: 26/05/21

Compártelo en:

Si eres un profe o futuro profe en ‘apuros’, tenemos la solución para ayudarte: sigue a Carlota Hernández y a sus compañeras en sus perfiles de redes sociales y en la web www.profesenapuros.com Ellas podrán ayudarte con todas tus dudas, tanto en el aula como en el proceso de preparación de las oposiciones, y juntos podréis avanzar y ofrecer lo mejor de vosotros mismos. Desde hace varios años, esta plataforma digital, focalizada en temas de educación, ofrece formación, recursos y consejos para dar respuesta a nuevos retos educativos.

Pregunta (P): ¿Cómo surge ‘Profes en apuros’?, ¿quiénes forman el equipo?

Respuesta (R): ‘Profes en apuros’ nace de la necesidad de compartir lo que hacemos en el aula nuestro día a día. En estos momentos, la ‘tribu’ ha ido creciendo y ya somos más de 100.000 ‘Profes en Apuros’ que creemos en una educación de calidad que ponga a las niñas y niños en el centro de atención.

El equipo está formado por Anna, Ana, y yo, Carlota, que estudié Magisterio en la UPSA.

(P): ¿Qué temas y consultas son los más demandados en vuestros perfiles y web?

​(R): Sobre todo recursos para aplicar en el aula y herramientas y consejos sobre cómo empezar a introducir el juego en las clases (Aprendizaje Basado en el Juego). Por otro lado, a raíz de sacarme la plaza de las oposiciones también acudieron a nosotras muchos opositores con dudas sobre el proceso.

De hecho, de esa gran demanda de recursos que nosotras no podíamos asumir, sumado al hecho de que cada vez más docentes crean unos recursos de alta calidad, surgió www.profespapeltijera.com, una plataforma donde los profesores pueden compartir sus recursos y formarse. ¡La lanzamos en septiembre y ya cuenta con cerca de 3.000 recursos!

(P): ¿Qué aspectos les han sorprendido más desde que iniciaron su andadura?

​​(R): Nos ha sorprendido la cantidad de personas que se sienten identificadas con lo que queremos transmitir. De hecho, hasta hace unos meses nos llamábamos ‘Dos Profes en apuros’ y hemos eliminado el ‘dos’ porque no tenía sentido seguir limitándolo. ¡Somos muchas y con mucha fuerza! 

También estamos gratamente sorprendidas de la piña y la fuerza que podemos hacer entre nosotras gracias a las redes sociales, así como la capacidad de tejer redes de colaboración y aprender unas de otras.

(P): ¿Cuál es su valoración sobre la situación actual del ámbito educativo?

​​(R): A nivel global está estancada. Hay muchas personas haciendo cosas desde el corsé del sistema educativo nacido en la época de la revolución industrial. Como decía Ken Robinson, a ese sistema le hemos ido poniendo tiritas, renovándolo, pero llega un momento en que se necesita una ruptura y apostar por un sistema nuevo.

(P): ¿Considera que las nuevas tecnologías cambiarán la forma de enseñar y aprender?

​​(R): Bajo nuestro punto de vista, no debería. Son muchos los estudios que demuestran que el aprendizaje no resulta tan efectivo, ni de la misma calidad cuando se hace a través de una pantalla. 

Una vez posicionadas como claras defensoras de la importancia del vínculo y las relaciones interpersonales, sí que es cierto que las tecnologías permiten hacer cosas muy interesantes y explorar formas de nuevas de aprendizaje y colaboración.

(P): ¿Marcará la pandemia un antes y un después en los proyectos educativos del futuro?

​​(R): Sería bonito pensar que sí. La pandemia ha traído muchas cosas malas, pero también ha traído con ella muchos aprendizajes. Son muchas las escuelas que, debido a los grupos burbuja, se han lanzado a mezclar a grupos de diferentes edades -en nuestros colegios, por ejemplo- con unos resultados muy interesantes. También se ha ‘obligado’ a disfrutar más de los espacios exteriores y a transformarlos en un lugar más de aprendizaje... Veremos en qué queda todo esto.

(P): ¿Qué aspectos de la UPSA le han marcado a la hora de desarrollar su proyecto?

​(R): En especial, me marcaron dos profes: María Moliner, por su pasión y vocación por la educación. Ella tenía una forma de dar clase muy ‘learning by doing’, las cosas que te enseñaba las aprendías haciendo y eso es algo que hace mucha falta en las universidades. Y también Óscar Martín, que me contagió su vocación por la literatura infantil. De hecho, mi trabajo final de carrera fue sobre este tema.

Volvemos a la idea de que cuando un docente siente lo que transmite, contagia al alumnado de esa pasión.

(P): ¿Qué pautas le daría al alumnado de Educación para emprender y apostar por sus propias ideas?

​​(R): Les diría, en primer lugar, que Magisterio es una carrera con un alto componente vocacional. Si no lo vives, se te hará muy cuesta arriba.

Lo segundo, que la universidad es solo el comienzo y nunca tienen que dejar de formarse. Le animo a que acudan a otras escuelas, investiguen, hagan comunidad con otras y otros docentes.

Con esas dos premisas pueden surgir proyectos grandes y valiosos que aporten mucho valor a la comunidad educativa.