Noticias

Bernardo Rodríguez, filósofo y director de ESO: “No es posible un pensamiento crítico sin la filosofía”

Publicado: 16/06/21

Compártelo en:

La filosofía y la educación son claves en el desarrollo integral del ser humano. Las reformas educativas han limitado el estudio de la Filosofía en favor de otras materias. Sin embargo, hay colegios que integran el saber filosófico dentro del sistema educativo fomentando el pensamiento crítico del alumno. Uno de los impulsores de esta simbiosis es Bernardo Rodríguez Caballero, antiguo alumno de Filosofía y director de ESO y Bachillerato del Instituto Politécnico Cristo Rey de Valladolid.

Pregunta (P): ¿Para qué existe la filosofía en nuestros días?

Respuesta (R): La filosofía toca lo esencial del ser humano. Todos necesitamos entender lo que pasa a nuestro alrededor, entender nuestro mundo y a nosotros mismos. No nos conformamos con “estar” en el mundo, con aceptarlo; necesitamos una visión de conjunto que nos permita orientarnos y saber a qué atenernos.

Por tanto, la filosofía hoy existe. En primer lugar, para poder entender fenómenos de la vida social, política y económica; en segundo lugar, permite tomar distancia de la realidad y sus problemas para examinarla de manera crítica, y pensar qué puede hacer uno, qué puede aportar, cómo puede ejercer su libertad y responsabilidad; y, por último, la filosofía nos enseña a entendernos de forma racional y argumentada, a escuchar los argumentos del otro y a estar dispuestos a cambiar nuestro propio punto de vista.

 

P: ¿Qué relación hay entre la filosofía y la educación?

R: Séneca decía que “la filosofía es el amor y la investigación, la sabiduría”. Esto trasluce una relación que hace que una no pueda existir sin la otra.

Todo maestro o profesor ejerce su labor desde una concepción antropológica desde la que educa. Este posicionamiento no es neutro. Esta mirada del educador le proporciona unas gafas desde las que observa y estimula a sus estudiantes. Por tanto, todo educador debe ser consciente de su cosmovisión.

No podemos hablar de educación sin poner de manifiesto su dimensión liberadora y crítica; en este sentido coincide con la filosofía. Y, por tanto, ambas se nutren mutuamente y deben ser conscientes de su importancia en el acto educativo del estímulo que originan en las mentes de los alumnos.

 

P: ¿Cómo fomentar el pensamiento crítico de los niños, futuros adultos, si no se cuenta con la filosofía en el sistema educativo?

R: A mi juicio no es posible un pensamiento crítico del sistema educativo sin la filosofía. Tal vez no sea como asignatura, pero sí desarrollando algunos elementos esenciales del pensamiento filosófico como la capacidad crítica y creativa o las habilidades comunicativas y de colaboración. Es decir, tenemos que enseñar herramientas filosóficas para aprender a analizar y sacar conclusiones propias, combinar ideas para generar otras nuevas, enseñar a argumentar nuestras opiniones y expresarlas dentro de un discurso articulado y sereno que permita buscar soluciones a los problemas con los demás.

Esto es esencial para forjar verdaderos ciudadanos para el futuro.

 

P: ¿Cómo podemos ser responsables como ciudadanos si desconocemos de dónde proceden las ideas o las creencias infundadas?

R: La historia del pensamiento humano es esencial. Tenemos que conocer qué ha pensado el ser humano de sí mismo a lo largo de la historia, saber qué respuestas hemos dado a los problemas que el hombre se ha planteado: cómo concebimos el mundo, cómo nos situamos en él, qué papel juega el ser humano en la historia, qué sentido damos a nuestras vidas, con qué criterios tomamos decisiones, cómo organizamos nuestras sociedades, etc. Estas preguntas han sido respondidas y obviar las respuestas que hemos dado es cercenar las respuestas adecuadas a nuestro tiempo.

 

P: Es el promotor del TED-Ed Club XRey, ¿qué observa en los jóvenes cuando participan en un encuentro de exposición como este?

R: A los alumnos les encanta porque pueden hablar de aquello que les interesa y les apasiona. Yo les invito a participar y elaborar su TED TALK a partir de sus ideas, pasiones, su visión del mundo, etc. “Hacer filosofía”, en este sentido, es profundizar con espíritu crítico en ello, es impulsar su creatividad, aprender a comunicar para transformar su entorno con sus propias ideas.

Creo que la mayor aportación a los jóvenes que pasan por TED-Ed Club XRey es que se conciencien que las ideas pueden transformar el mundo y, especialmente, a quien se lo cuentan.

 

P: A los alumnos interesados en estudiar Filosofía en la universidad, pero no se atreven porque es una carrera con un bajo perfil profesional, ¿qué les diría?

R: Creo que cada uno debe elegir algo que “vaya” con uno mismo. En este sentido si uno considera o le gusta la filosofía, no se va a equivocar eligiéndola. Tal vez, su futuro profesional le lleve por otros derroteros, pero la base desde la que parte será excepcional. Creo que la filosofía te aporta herramientas para pensar clara y nítidamente. Es decir, los estudiantes de Filosofía estarán capacitados para leer críticamente, analizar y evaluar argumentos, discernir supuestos ocultos, construir argumentos lógicamente precisos y expresarse con claridad y exactitud en el habla y en la escritura.

Estos excepcionales talentos se pueden aplicar a cuestiones filosóficas, así como a otras áreas, pues los estudiantes de Filosofía destacarán en campos tan diversos como el derecho, los negocios, la medicina, el periodismo y la política.

Saber pensar y saber expresarse son habilidades muy demandadas en cualquier ámbito de la vida.