Escudo UPSA
Información al estudiante
923 277 150
923 277 100
General

Mario Piattini Velthuis, socio-director científico de AQCLab, laboratorio acreditado de calidad de software


noticia-home-1

Publicado: 23/11/15

Como doctor en Informática y especialista en Ingeniería del Software,  ¿qué opina de los riesgos que supone el software para las organizaciones?

El software forma parte de nuestras vidas. Está en todos los aparatos que manejamos, medios de transportes, sistemas de telecomunicaciones, equipos médicos, sistemas de administración pública, la propia gestión universitaria, en el arte y en cualquier industria relacionada con el ocio y el entretenimiento. Por eso es tan importante darse cuenta del grave riesgo que pueden suponer los fallos de software para las organizaciones y empresas, y diría incluso que para nuestra “civilización”, como actualmente la concebimos. Desafortunadamente vemos con frecuencia reflejados en los medios de comunicación muchos fallos de software. Piénsese por ejemplo, en  las consecuencias que podría tener un fallo software en los coches “autónomos”, los que se conducen “solos” y que ya empiezan a ser autorizados en algunos países; o en el sistema de vuelo de los drones que empiezan a sobrevolar nuestras cabezas, cada vez con mayor frecuencia.

De hecho, informes muy recientes destacan que todavía sólo el 40 % de los proyectos informáticos tienen éxito, es decir, que ofrecen las funcionalidades previstas, en el tiempo previsto y con el coste previsto.

 

¿A qué puede deberse este hecho?

Estos problemas se deben, a la falta de madurez de la propia disciplina debido a su “juventud”  -aunque la Ingeniería del Software ya tiene más de 60 años, sigue siendo muy joven si la comparamos con otras ingenierías- y a primar la puesta en marcha de los sistemas de forma oportuna, sacrificando la calidad de los mismos.

También es verdad que desde hace unos años se nota una cierta tendencia a utilizar el software como responsable de cualquier problema en los servicios que prestan las organizaciones, cuando realmente se tratan de problemas organizativos y de procesos.

Y por supuesto, por problemas en el gobierno de las tecnologías y sistemas informáticos y la falta de formación que se tiene muchas veces, tanto por parte de los directivos como por los ingenieros, lo cual es lógico en un área que evoluciona a un ritmo frenético.

 

Precisamente, Ud. participa en el ‘Máster universitario oficial en gestión y dirección de proyectos tecnológicos’ que organiza la Facultad de Informática de la UPSA, ¿cree que este tipo de formación puede contribuir a paliar estos problemas?

Sin duda, me gusta mucho la perspectiva desde la que se plantea el Master, que cubre tanto los aspectos de dirección de proyectos, como los de gobierno de las tecnologías, y tanto desde el punto de vista de los servicios como las infraestructuras. El hecho de que además prepare para certificaciones tan demandadas en la actualidad como PMP, CISA, ITIL, etc. le aporta a los estudiantes un importante valor añadido.

 

Volviendo a la Ingeniería del Software, ¿qué tendencias destacaría en la actualidad?

Por un lado, destacaría la Ingeniería del Software Empírica o Ingeniería del Software Basada en Evidencias. Desafortunadamente la ingeniería del software ha recorrido algunas veces caminos poco claros, siguiendo determinadas “modas” sin saber muy bien adónde conducían. La denominada por Alan Davis “Lemmingeniería del Software” -usando la analogía con los lemmings- ha creado confusión y decepción en muchos usuarios y profesionales del software. Por eso es necesario en nuestro campo -al igual que lo hacen muchos otros como la medicina o la psicología- realizar más estudios experimentales, incrementar la  calidad de los mismos y su relevancia, para poder construir teorías más sólidas.

Destacaría, por otro lado, el desarrollo distribuido de software. En efecto, Internet y otras tecnologías han permitido que los proyectos de desarrollo de software se lleven a cabo sin que los stakeholders -clientes, usuarios, desarrolladores, gerentes de proyecto, expertos en el dominio, etc.- tengan necesidad de reunirse en un mismo lugar físico. Esto es especialmente relevante cuando los equipos se distribuyen más allá de las fronteras de una nación -lo que se conoce como Desarrollo Global de Software-, que debe hacer frente a una serie de desafíos únicos y de gran interés para la comunidad informática ocasionados por una comunicación inadecuada, la diversidad cultural, la gestión del conocimiento o la diferencia horaria, entre otros. En estos momentos se puede trabajar en un mismo proyecto “alrededor del sol” de forma permanente, combinando varias factorías de software ubicadas en diferentes partes del mundo.

 

Respecto a este tema, usted ha sido director-fundador del Centro Mixto de Investigación y Desarrollo UCLM- INDRA, y consultor y autor de libros e informes sobre implantación y mejora de factorías de software. ¿Cómo ve las posibilidades de España y de Salamanca en particular para la implantación de factorías de software?

Creo firmemente que España puede jugar un papel muy relevante en el desarrollo de software. De hecho, se ha convertido en uno de los centros de nearshoring y offshoring preferidos a nivel mundial, con una gran cantidad de factorías de software instaladas, debido a su estabilidad, la existencia de buenos ingenieros informáticos y el moderado coste salarial respecto a otros países europeos.

En Salamanca, creo que tienen  muy buenas condiciones  para que el software se convierta en una de las principales fuentes de desarrollo de la región. Cuentan ya con grandes y pequeñas factorías de software con muy buena reputación, con dos universidades de prestigio en el campo de la informática, varios grupos de investigación destacables, un Colegio Profesional de Ingenieros en Informática de Castilla y León muy activo, etc.

 

Por último, ¿tiene alguna recomendación para  los ingenieros informáticos?

Creo que el ingeniero informático debe ser responsable de desarrollar productos adecuados para ser usados y tiene que ser responsable de la calidad de esos productos antes los usuarios finales. Tenemos que conseguir que la interacción de las personas con los sistemas sea simple e intuitiva, que el software se adapte automáticamente en función de la capacidad y la evolución de los usuarios y sus necesidades a lo largo del tiempo. Tenemos que esforzarnos por conseguir un uso controlado y predecible de la tecnología software, lo que ya han conseguido las otras ingenierías más maduras. En las empresas, por su parte, tienen un reto tecnológico muy importante, que es la transición de la producción manual -artística- a la producción automatizada del software, con una calidad “certificada”.

Empleo
International
Centros de Atención
Otros Servicios
Enlaces
CAMPUS DE SALAMANCA
CAMPUS DE MADRID
Sede Central
Calle Compañía, 5. 37002,
Salamanca | ESPAÑA

+34 923 277 100
sie@upsa.es
Campus Champagnat
Universidad Pontificia de Salamanca
Incidencias / Sugerencias
Política de Protección de Datos