Alfonso J. López Rivero: "El cambio más disruptivo en la historia de la humanidad es el momento actual"

Los ordenadores personales actuales trabajan 100 mil veces más rápido que el IBM de 1981. Estas herramientas hacen operaciones en una hora que aquella máquina tardaría 15 años. De este ejemplo de desarrollo tecnológico es muy consciente Alfonso López, catedrático de la Facultad de Informática desde hace más de 25 años. Junto con la pasión por la tecnología, caminar por el campo, leer y ver películas clásicas en blanco y negro son algunas de sus aficiones, siempre al lado de buena compañía.

 

Pregunta (P): ¿Cómo nos está afectando el rápido desarrollo tecnológico?

Respuesta (R): La pandemia nos ha hecho ser conscientes de cuál es la realidad. Más que una aceleración, las nuevas formas de contactar con familiares o en el trabajo, cuando estuvimos confinados, nos hizo ver que la tecnología era algo más. Muchos empezaron a hacer la primera compra por internet. Tampoco éramos conscientes de que nuestros jóvenes no se relacionan como nosotros, sino que lo hacen a través de las redes sociales. Este ámbito social se ha trasladado también a la nueva forma de hacer comercios, negocios, y a una nueva forma de comunicarnos. Eso conlleva herramientas tecnológicas y de aplicaciones que están en continua evolución y que han cambiado nuestra forma de vivir. El cambio más disruptivo en la historia de la humanidad es el momento actual y, desde el mundo universitario, tenemos que ayudar a construirlo en todas sus vertientes.

 

(P) ¿Qué falta por hacer en el ámbito de la Ingeniería Informática?

(R) La Ingeniería Informática tiene que apoyar en la consolidación de las tecnologías existentes. Y desde el mundo universitario debe ser útil en mejorar la calidad de vida con aplicaciones sobre medicina, permitiendo operaciones con la última tecnología a distancia con un paciente en el Amazonas, sobre la formación de un negocio, sobre la forma de hacer turismo virtual... La aplicación de la vida diaria y el desarrollo tecnológico va a ser continuo en todos y cada uno de los ámbitos que tenemos. Todavía queda mucho por desarrollar.

 

(P) ¿Cómo se aplica la transferencia de conocimiento entre universidades y empresas?

(R) A nivel global hay dos modelos. El modelo anglosajón en el que la universidad vive muy de cara a la empresa, con una gran implicación entre el mundo universitario y empresarial. Sin embargo, en el modelo mediterráneo, que no se había encontrado esa relación entre empresa y universidad, actualmente, esa sinergia está aumentando. En nuestra Facultad hemos sido pioneros, de hecho, estamos acreditados con el Sello Europeo de Calidad en los grados en Ingeniería Informática y en Administración y Dirección de Empresas Tecnológicas, lo que implica que nuestros planes de estudio estén en consonancia con lo que demandan las empresas. Formamos, por tanto, a los alumnos no solo en conocimientos, sino en aquellas tecnologías y capacidades que va a demandar la sociedad. La universidad permite que las capacidades y competencias que aprende un alumno en primer curso, tienen que servirle para cuando termine la carrera. 

En los proyectos de colaboración con empresas hay una apuesta con dos condicionantes: el proyecto ha de ser de utilidad y aportar valor, y la inclusión de los alumnos en los mismos.

 

(P) ¿Cuáles son las salidas profesionales de Ingeniería Informática y ADET?

(R) El ingeniero informático tiene ofertas de trabajo desde tercer curso, así que la empleabilidad es del 100 %. Sus ámbitos son enormes, no solo trabaja como programador, como muchos piensan, sino que tiene capacidades mucho más amplias y un conocimiento que le permite ejecutar cualquier proyecto, frente a alguien que solo controla varios lenguajes de programación.

En el caso de ADET, además de un 100 % de empleabilidad, por lo que tienen garantizado el trabajo, estos alumnos tienen que cuestionarse dónde quieren trabajar. Hay muchas empresas que están demandando este perfil porque quieren contratar a toda la promoción que termina los estudios. Esto es posible ya que los estudiantes tienen una formación con base tecnológica de ingeniería informática, y además, conocen la perspectiva empresarial con conocimientos sobre fiscalidad, contabilidad, cursos de bolsa, legislación, recursos humanos, marketing, etc.

 

(P) ¿Por qué estudiar en la Facultad de Informática de la UPSA?

(R)  Por su enseñanza personalizada y muy práctica. Es práctica porque un alumno que estudia en la Facultad, cuenta desde el primer día con un portátil para sus clases teóricas y prácticas. En las clases prácticas, dispondrá de su ordenador y de otro de mesa para desarrollar simultáneamente. Está orientada a crear contenidos y capacidades, en relación con lo que demanda la empresa, y que serán de utilidad en su futuro profesional. La mejor forma de identificar lo que hacemos es seguir el eslogan “Ven y conócenos”; es la mejor forma de conocer esta Facultad y esta Universidad.